APRENDIZAJE-SERVICIO EN ACTIVIDADES COMERCIALES

By | domingo, mayo 20, 2018 Leave a Comment

La cultura de las grandes empresas está invadiendo nuestro tiempo. Palabras como “innovación”, “eficiencia” o “liderazgo” ya han entrado en todos los ámbitos y también en la escuela. Las empresas hacen muchas cosas buenas, pero no pueden ni deben engendrar todos los valores sociales ni todo el bien común.

Lo propio de la escuela es enseñar a los jóvenes virtudes no utilitaristas y no instrumentales que tienen valor aunque no tengan precio (o precisamente porque no lo tienen).

Algo de esto es lo que hemos intentado con una experiencia piloto de Aprendizaje-Servicio en el Ciclo de Actividades Comerciales. Algunos de nuestros  alumnos han ido a ayudar a inmigrantes con clases de informática, mientras recibían de ellos sus experiencias y cómo se vive en las casas de acogida Dorothy Day y Peter Maurin del Instituto Social del Trabajo en Valencia.

Son lugares donde resuenan otras palabras: donde no hay triunfadores sino perdedores que saben de humildad; lugares que invitan a la generosidad para seguir generando vida, y a la compasión más que a la empatía. ¡Ha sido una experiencia tan bonita que hasta se nos olvidaba que consumíamos el preciado tiempo del recreo!

Es necesario regenerar las antiguas virtudes y generar otras nuevas en la escuela que permitan el desarrollo integral de las personas, dentro y fuera del mundo del trabajo. Un patrimonio personal que después las personas puedan transformar, dentro de las empresas, en recursos productivos, empresariales y laborales.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: