CONECTADOS CON EL APS. CICLO DE ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL

By | domingo, marzo 25, 2018 Leave a Comment
Por segundo año consecutivo nuestros alumnos de 2º curso del Ciclo de Animación Sociocultural han participado de la experiencia de Aprendizaje-Servicio (ApS) en el módulo de Intervención Socioeducativa con Jóvenes.  

Entre las competencias profesionales del currículum de Técnico Superior Animación Sociocultural se encuentra la de “diseñar, implementar y evaluar actividades socioeducativas dirigidas a la población juvenil”.  La metodología ApS nos ha permitido no sólo un contexto real para la realización de dichas acciones, sino que ha favorecido el desarrollo de valores y actitudes presentes en el ideario de nuestra Escuela al trabajar con colectivos con muchas necesidades y en riesgo de exclusión social.

¿Cómo podemos aprender valores como la empatía, la compasión, el servicio al más necesitado…? Para una generación que ha crecido con la tecnología, saturada de palabras e imágenes, ya no vale aquello de que “una imagen vale más que mil palabras”. Precisamente, lo que permite el ApS es pasar a lo experiencial, porque una experiencia vale más que mil imágenes.

Ceci y Olga han apoyado actividades de musicoterapia con un grupo de niños con parálisis cerebral; Marta, Andrea y Carol han aplicado sus conocimientos de globoflexia con niños de familias inmigrantes y con escasos recursos; Christian y Paula han trabajado  las emociones con estos colectivos similares; Almudena se ha comprometido en la orientación laboral para inmigrantes y ha promovido un taller de costura para ellos; David y Abel han creado actividades de teatro para jóvenes expulsados del sistema educativo, Adrián y Amanda han ofrecido su tiempo para  ayudarles a hacer los deberes…Os invitamos a conocer todas estas experiencias en nuestro Blog de Animación.

Sin embargo, la implicación en este tipo de metodologías no es ningún cuento de hadas. Más bien es un acto voluntario, inteligente y complejo que va desde motivar a los alumnos, escuchar pacientemente sus dudas durante los primeros pasos, ayudar a sostener el compromiso, propiciar la reflexión y el intercambio de experiencias en clase, y abordar la compleja cuestión de la evaluación, entre otros.

Una experiencia que cuando llega a su fin, nos damos cuenta de lo que nos aporta y que nos sabe a poco. Porque cuando tenemos un contacto real con personas necesitadas empezamos a cuestionarnos si otros objetivos en la vida como el dinero, la carrera, etc…son condición para la felicidad. Al ver tantas carencias, empezamos a valorar el uso adecuado de los bienes materiales y a no desentendernos de las injusticias.

Aunque esto no sea más que una gota en el océano y quede mucho camino por recorrer, el ApS es una experiencia que nos puede ayudar a hacer comprender a nuestros alumnos que los pobres no son nunca un problema, sino la posibilidad de trabajar por un mundo mejor para todos.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: