¿COOPERAMOS? CICLO DE ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL

By | sábado, febrero 10, 2018 Leave a Comment
En la Intervención Socieducativa con Jóvenes (ISJ), y más concretamente, con jóvenes en riesgo de exclusión, contexto en el que se desarrollan la mayoría de las experiencias de Aprendizaje-Servicio (ApS) del Ciclo de Animación Sociocultural, no es válida cualquier metodología. En estos entornos, se hacen todavía más necesarias metodologías centradas en lo que el joven necesita y no en lo que el animador-educador desea enseñar.

Aprovechando la sinergia que supone tener entre nosotros a la experta en trabajo cooperativo Almudena del Río, le hemos pedido que nos ayude a comprender mejor esta metodología, ya que será de gran interés en nuestra tarea como futuros animadores-educadores.

Con un enfoque muy práctico, Almudena del Río nos ha hecho entender que el trabajo cooperativo dista mucho del trabajo en grupos al que estamos acostumbrados; aunque el entrenamiento es lento, una vez funciona, tiene muchas bondades por el fuerte componente de interacción que implica, y por la asunción de responsabilidades que conlleva.

Los colectivos donde estamos realizando el ApS se caracterizan por grandes carencias en  habilidades sociales, baja autoestima; en definitiva, en cuestiones referentes a competencias personales. Así que podemos hacer mucho bien a estas personas generando, a través del trabajo cooperativo, interacciones positivas que previenen los conflictos, llegando incluso a que el joven se comprometa en su propio desarrollo. Un animador-educador es más un mediador, que combina exigencia con cercanía.


Almudena del Rio, nos dio a conocer algunas pistas del aprendizaje cooperativo: sencillas dinámicas que podemos aplicar y consejos como darse un tiempo para conocer bien al grupo que tenemos delante, la importancia de unas normas consensuadas, o establecer sistemas de bonificaciones y recompensas.

La sesión, muy dinámica, estuvo organizada propiamente a través del trabajo cooperativo, de modo que pudimos ser protagonistas en primera persona de la metodología. Esto nos hacía ser más  conscientes de las muchas lagunas que tenemos en este tema, tanto cuando somos educadores como cuando nos situamos como educandos.

Aprovechamos para dar las gracias a la ponente por acercarnos a estas metodologías activas, y, sobre todo, por regalarnos su valiosa experiencia personal en la aplicación del trabajo cooperativoSe agradece cuando las sesiones formativas tienen detrás el peso de una vida.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: