La FP, un buen blindaje laboral en crisis

By | martes, enero 17, 2012 Leave a Comment

Los graduados en Formación Profesional capean el paro con más y mejor empleo que la media. Siete de cada diez trabajan en actividades relacionadas con los estudios recibidos y, además, tienen más contratos indefinidos que los universitarios. Deportes, enseñazas artísticas, instalación y mantenimiento o sanidad son las disciplinas de mayor inserción laboral.
Cuando un estudiante acaba 4º de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) o Bachillerato se pregunta ¿Formación Profesional o Universidad? La primera con una duración de dos años, incluyendo prácticas en una empresa, y con posibilidades de encontrar un primer empleo, pues no suelen pedir experiencia laboral; o la segunda con una duración mínima de 4 años, y con empleo incierto.
A pesar de las dudas, una cosa está clara: los titulados en FP han notado la crisis económica, pero tienen más contratos indefinidos que la media. Así lo refleja el estudio de Inserción Laboral de las Enseñanzas Profesionales de 2011, elaborado por el Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Catalunya y el Consejo de Cámaras de Comercio de esa comunidad. No es que sea la panacea, pero los graduados en enseñanzas profesionales continúan estables con respecto a la inserción laboral, y tienen una tasa de paro inferior a la media a pesar de la coyuntura actual.
Este informe se ha basado en una muestra de 23.281 personas graduadas en el curso 2009-2010, tanto de grado medio como de grado superior, de las siguientes enseñanzas: formación profesional inicial, artes plásticas y diseño, enseñanzas deportivas, enseñanzas artísticas superiores y programas de cualificación profesional inicial (PCPI).
De las personas graduadas, un 30,1 por ciento había encontrado trabajo, un 39,2 por ciento continuaba estudiando, un 16,8 por ciento compagina trabajo y estudios, y un 13,4 por ciento está buscando trabajo. Esta tasa de desempleo de los graduados en enseñanzas profesionales es menor que la media de paro de Cataluña, situada en un 18 por ciento.
Además, entre el 2010 y el 2011 el desempleo registrado entre los graduados recientes de FP sólo ha aumentado en un 1,3 por ciento.
Lo más destacable es que sólo un 13 por ciento de graduados se encuentra en paro, y hay un 47 por ciento que ya están trabajando.
Según la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, "de cada 10 personas 7 trabajan en un empleo relacionado con la formación que han recibido, y es un dato más elevado, por ejemplo, que en la universidad donde la cifra es de 6 de cada 10 personas".
Lo que demuestra que a mayor nivel formativo, mayor inserción laboral, como afirma Andreu Espínola, secretario general de la Associació de Joves Estudiants de Catalunya (AJEC). Pero aunque se estén "haciendo los deberes", Espínola asegura que es necesario buscar fórmulas que contribuyan a la compatibilización de estudios y trabajo ya que permite una mejor formación y una mejor adaptación al mercado laboral actual, que no requiere tanto de contratos de jornadas completas.
Además, el estudio analiza cuáles son las enseñanzas y las familias profesionales que tienen una mayor y menor inserción laboral como se observa en el gráfico. Deportes, enseñanzas artísticas superiores de música, arte dramático, instalación y mantenimiento, sanidad, y actividades marítimo-pesqueras son, por ese orden, las que tienen mayor salida laboral.

LAS FORTALEZAS DE LA FP

Melcior Arcarons, director general de Formación Professional Inicial y Enseñanzas de Régimen Especial del Departamento de Enseñanza de la Generalitat, asegura, en declaraciones a ECOAULA, que la FP posee varias fortalezas: "su brevedad, su accesibilidad, su escasez relativa respecto a otros países, su estrecha vinculación con la empresa y, sobretodo, su valor en términos de ocupabilidad".
La evidencia estadística indica que la formación profesional "aporta un diferencial positivo de oportunidades de acceso al empleo", añade Arcarons, quien explica que, en este caso, los titulados de formación profesional son escasos en comparación con los estándares europeos.
"Por eso -subraya-, hay sectores productivos que perciben la titulación de formación profesional como algo más escaso y más útil que los grados universitarios". Pero esto no significa, a su juicio, que haya que ser más partidario de una formación u otra, "sino, que ambas deben ser complementarias". Y, "a menudo, las dos formaciones son etapas sucesivas del itinerario formativo de un mismo individuo", remacha.
Fuente: EL ECONOMISTA
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: