¡DESAYUNA BIEN!

By | jueves, noviembre 10, 2011 Leave a Comment

Todos sabemos que el desayuno es una comida importante que llega a condicionar el estado físico, nutricional y psíquico, en personas de todas las edades. 

El desayuno es muy importante debido a que nos sirve para reponer las reservas de  gastadas durante la noche y nos aporta la energía necesaria para comenzar el día y que influye en nuestro RENDIMIENTO ACADÉMICO. 

El desayuno debe aportar el 25% de los requerimientos diarios. El omitirlo puede causar una hipoglucemia o caída de azúcar en la sangre, provocando dolores de cabeza, fatiga, cansancio y falta de concentración, lo que se traduce en un impacto directo en el desarrollo cognitivo, intelectual, nutricional, deportivo y emocional. 

Un desayuno completo debe tener: 

 - Un alimento lácteo: leche, yogur o queso. La leche puede aromatizarse con cacao, si no te gusta puedes sustituirla por yogur, queso fresco, cuajada… Estos alimentos ayudan a crecer y mantener nuestras estructuras.  
- Cereales (pan, tostadas, galletas, cereales de desayuno…). Existen muchas variedades de pan para tostar, untar, también muchas clases de cereales: trigo, maíz, avena…, todos estos deben consumirse sin refinar, es decir integrales. El pan se puede untar con aceite de oliva, mantequilla o manteca (10 g de media), con productos azucarados (miel, mermelada, azúcar, etc.) Todos estos alimentos nos dan energía. 
- Una pieza de fruta o vaso de zumo natural, si no es posible, un zumo de los que hay en el mercado. Estos alimentos sirven para el buen funcionamiento del organismo. 


BENEFICIOS PRINCIPALES DE UN BUEN DESAYUNO 
·   Mejor rendimiento intelectual.
·   Más energía.
·   Actitudes más positivas.
·   Una dieta más equilibrada.
·   Contribuye a mejorar el estado de salud y reduce el riesgo de futuras enfermedades, como las óseas o cardiovasculares. 

Se sabe que no sólo la ingesta total de alimentos, sino también la distribución de ésta a lo largo del día influyen en la prevención de la obesidad. Se ha observado que aquellas personas que normalmente consumen un desayuno deficiente o que no toman desayuno, desarrollan hábitos incorrectos que se relacionan con un mayor riesgo de obesidad. Es un error pensar que al omitir el desayuno se reduce la ingesta calórica total, y por tanto, el peso. Por el contrario, un desayuno equilibrado, compuesto por leche, frutas y cereales ayuda a mantener un peso corporal normal. 

ALGUNOS CONSEJOS 
• Incluye los tres grupos de alimentos principales en los desayunos diarios. 


•  Evita las prisas. Por la noche, puedes dejar sobre la mesa alimentos como pan integral, tostadas, cereales, galletas integrales, mermelada, miel, fruta…


• Para desayunar o merendar fuera de casa puedes llevar en un recipiente yogur con trozos de fruta y cereales, o hacer un bocadillo y acompañarlo con fruta, o llevar frutos secos…


• Evita los “picoteos” entre horas, sobre todo si se trata de alimentos ricos en azúcares y grasas (chuches, bollería, patatas fritas…). 


• Acostúmbrate al agua como bebida, en lugar de zumos artificiales y refrescos dulces..


Fuente: http://blog.educastur.es/lucesatusalud/2008/01/22/desayuno-y-rendimiento-escolar/

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: